Thiem dio el golpe y complicó a Djokovic, que tendrá una final adelantada contra Federer

Compartilo en:

El mundo del tenis volverá a disfrutar de un clásico decisivo del tenis moderno aunque todavía falte para la gran final del Masters de Londres. Dominic Thiem dio el golpe, le ganó a Novak Djokovic tal como había vencido a Roger Federer y por eso Nole y Roger deberán definir mano a mano al otro semifinalista del certamen. Además, la derrota complicó al serbio en su búsqueda por el número 1 del mundo.

«De ahora en más, es un torneo normal. No me puedo permitir perder otro partido», había analizado Federer tras caer en el debut ante Thiem. El suizo, tercer favorito, era consciente de que ya no tenía margen de error. Y en su segunda presentación en el O2 Arena de la capital británica, cumplió. Porque venció 7-6 (7-2) y 6-3 al italiano Matteo Berrettini, octavo, por el grupo Bjorn Borg y mantuvo vivas sus chances de clasificar a las semifinales del certamen, que reúne a los mejores ocho jugadores de la temporada.

No fue sencillo para Federer superar a Berrettini, un rival al que había vencido en el único enfrentamiento previo entre ambos, hace unos meses. Fue en los octavos de final de Wimbledon, donde el suizo se impuso por un claro 6-1, 6-2 y 6-2. Desde entonces, el italiano fue en ascenso y se consolidó como una de las revelaciones de la temporada. Por eso, en Londres, el ex número uno tuvo que trabajar más.

El primer set -muy parejo y sin quiebres para ninguno- se lo llevó en el tie break. El segundo lo arrancó en ventaja, tras quedarse con el saque de su rival en el game inicial. Con esa diferencia en el marcador, jugó más relajado ante un rival que empezó a equivocarse más mientras veía que su eliminación del torneo estaba cada vez más cerca.

Berrettini, que jugó por primera vez el torneo de final de temporada, igual no dejó de luchar. En el octavo game tuvo sus chances de igualar el parcial, pero no pudo aprovechar ninguno de los tres break points que tuvo. Y en el juego siguiente, cometió varios errores que dejaron a Federer con dos puntos de partido. El suizo dejó pasar el primero, pero en el segundo no dudó y selló el triunfo.

«No es usual para mí perder y al otro día volver a la cancha y jugar otra vez. Pero lo hice el año pasado, así que ya tengo experiencia», bromeó el suizo tras el encuentro. Y comentó: «Vinimos a jugar tres partidos y a dar todo. El gran objetivo de la temporada era clasificar a este torneo y lo conseguimos. No había razón para deprimirse después de la derrota con Thiem. Tuve un día libre y hay muchas maneras de recuperarse de una derrota. Disfrutar el tiempo con mis hijos funciona para mí»

Federer buscará el jueves su pase a las semifinales de esta edición cuando enfrente a Djokovic en lo que será un mano a mano atrapante por la clasificación a las semifinales.

El gran responsable de ello fue Thiem, que así como había vencido a Roger, también le ganó a Nole. Fue 6-7 (5), 6-3 y 7-6 (5) para el actual 5 del mundo en 2 horas y 47 minutos que conformaron uno de los mejores partidos del año.

En un juego de gran paridad y altísimo vuelo, los europeos fueron punto a punto. El número 1 del ranking no dejará de lamentar la ventaja que dejó escapar en el momento más inoportuno.

Djokovic se fue al tie-break en el último set y se adelantó 3-0. Con el puño en alto y la mirada dirigida a su equipo, parecía sumergido en una confianza que no tendría otro destino que el éxito.

Sin embargo Thiem no se amilanó por el momento negativo y terminó por retomar el liderazgo, para cerrar el partido en su favor. Para entender la gesta de Dominic, hay que contextualizar con el dato de que a Djokovic no le remontaban un set en cancha cerrada desde hacía ¡7 años! «Este es uno de esos partidos para los que me preparé toda la vida», dijo emocionado el vencedor.

Por primera vez en cuatro participaciones, el austríaco se metió entre los cuatro mejores del Masters. Djokovic, además de tener que jugársela ante Federer por la clasificación en el grupo Bjorn Borg, no pudo aprovechar la caída de Nadal y la buena posición en la que había quedado pensando en cerrar la temporada como líder del escalafón.

Nole tenía la chance de quedar a apenas 240 puntos de Rafa pero ahora sigue a 440 y, salvo que se cruce al manacorí en las semis, no depende de sí mismo para terminar el año al tope de las posiciones.

Si el español (que perdió en su debut con Alexander Zverev) gana uno de los dos partidos que le quedan en el grupo, ante Daniil Medvedev o Stefanos Tsitsipas, obligará al serbio a ser campeón para arrebatarle el 1. Pero por estas horas, las preocupaciones de Djokovic son otras: debe ganarle el clásico a Federer para pasar de ronda.

Noticia de www.clarin.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Instagram