Empezó de la peor manera. Por Gustavo Szpigiel (www.lagoloriosatricolor.com.ar)

Compartilo en:

Lorem ipsum dolor sit amet,sed diam nonumy eirmod tempor invidunt ut labore et dolore magna aliquyam erat, At vero eos et accusam et justo duo dolores et ea rebum. Lorem ipsum dolor sit amet, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. Stet clita kasd gubergren, no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. no sea takimata sanctus est Lorem ipsum dolor sit amet. sed diam voluptua.

Compartilo en:
Por la manera que salió vestido, y por la manera que jugó el equipo, que perdió 1-0 con Almagro, el Funebrero debutó en el Nacional B con una nueva carga frustrante para sus hinchas.
«Peor no se puede jugar» dijo Jorge Vivaldo (con la poca voz que le quedaba) al finalizar el encuentro. Nosotros disentimos esta vez con él. Chacarita no jugó mal: simplemente no jugó.
Y esa es la imagen que dejó Chaca en un primer tiempo en el que hubo un solo equipo en la cancha. Vivaldo intentó con un cambio de sistema enseguida cuando vio que no se le tomaba la mano al partido y Damián Arce, volante creativo rival, manejaba los hilos, se cerraba y desde ahí dirigía al elenco de José Ingenieros.
El visitante era un cúmulo de voluntades. Lo que advertimos en la pretemporada en el triangulo que conforman Federico Vismara, Germán Re y Gastón Martinez, que nos dejaban muchas dudas, hoy lo transformamos en certezas. El ex Alvarado tuvo un debut para el olvido con una falla garrafal en el gol de Leonardo Acosta, ya que en vez de rechazar de primera dentro del área quiso salir jugando y le quedó la pelota atrás. Eso le generó nerviosismo y se lo notó así durante todo el partido. Re tiene una jerarquía que lo hace salir muchas veces de los apuros que le genera su físico. Vismara no encontró el partido nunca. Gonzalo Groba aportó ganas y tibieza por partes iguales. Leonardo Baima, Martín Lucero y Nahuel Menéndez no produjeron y Ramón Lentini quedó aislado. Los dos laterales fueron de lo mejor (o los menos flojos) en un nivel general bajo.
¿Qué mostró Chacarita? Dos pelotas paradas trabajadas, intentó en los cambios de sistemas implementados por Vivaldo y reacción en la segunda parte. Muy poco.
Uno no puede ser lapidario ya que es solo el primer partido y uno cree que fue un paso en falso. Lo que sucede es que hoy no hay de dónde agarrarse para pensar en algo distinto. Sólo la impronta que le puede dar el DT y algunos de los lesionados que no pudieron debutar puede generarle ilusión y expectativa a un equipo que deberá cambiar mucho para ser competitivo.
Ültima camiseta usada por Chacarita en la Superliga (mayo 2018)
 
Por otro lado es evidente que los 114 días que pasaron desde que Chacarita jugó su último partido frente a Deportivo Maipú por la Copa Argentina no fueron suficientes para que el equipo salga con una camiseta acorde en su presentación en el Nacional B.
De la misma manera que en el partido con Godoy Cruz por la primera fecha del 2018 de la Superliga, el 11 funebrero lució en el frente de una camiseta antigua (distinta a la última que jugó en Primera) con un parche del sponsor que generó fastidio entre sus hinchas y comentarios en las redes sociales.
La información oficial decía que habría un cambio de marca (Kelme por Macrón) en las próximas semanas y que este sería el último partido con la antigua. Seguramente los directivos (que son hinchas) saben que la camiseta es el mayor orgullo que tiene el hincha: los colores, el diseño, la forma.

Hubo tiempo. El torneo no terminó la semana pasada. Algo falló. Es hora de que en ese aspecto no se falle más y que los papelones no tengan que ver con eso.

Comenzó el Nacional B, Chaca lo empezó de la peor manera, adentro y afuera de la cancha.

Gustavo Szpigiel
(@GusSzpigiel)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
Instagram